Por MDO/E.P.

En plenas negociaciones por la renovación de los organos constitucionales, el Partido Socialista ha trasmitido al PP la propuesta de nombrar al excandidato socialista Ángel Gabilondo como Defensor del Pueblo, una corporación que continúa en funciones desde dos mil diecisiete. El Partido Popular se ha manifestado a este respecto asegurando que no vetarían a personas que hayan desempeñado puestos en una administración pública para el Defensor del Pueblo mas sí rechazaría cargos políticos en órganos como el Tribunal Constitucional o bien el Tribunal de Cuentas. Conforme publica Eldiario.es el pacto sobre el nombramiento de Gabilondo como nuevo defensor del Pueblo estaría hecho.

Una semana una vez que Bolaños y Egea anunciasen su acuerdo para la renovación del Tribunal Constitucional, el Tribunal de Cuentas, el Defensor del Pueblo y la Agencia de Protección de Datos, las negociaciones han continuado por medio de diferentes asambleas y contactos telefónicos.

Las 2 partes no se han manifestado en público sobre los nombres que se barajan para incorporarse a estas instituciones si bien sí aseguran que hay una buena comunicación entre los dos partidos y que la negociación se halla en buen cauce. En verdad, no se descarta que el pacto se anuncie de forma inminente y se publique próximamente.

El nombre de Ángel Gabilondo, aspirante del Partido Socialista Obrero Español en las pasadas elecciones madrileñas, ya estaba sobre la mesa como Defensor del Pueblo en el mes de febrero, instante en el que las negociaciones se paralizaron por las diferencias con el Consejo General del Poder Judicial. Meses después, las negociaciones entre Partido Popular y Partido Socialista se reanudan y tal como han señalado fuentes socialistas a Europa Press, «son múltiples los nombres que se barajan».

El líder del PP, Pablo Casado, no ha querido hacer declaraciones sobre si su partido estaría presto a admitir a Gabilondo como Defensor del Pueblo, si bien ha señalado que la negociación prosigue en curso y que no va a hacer valoraciones hasta el momento en que concluya. No obstante, lo que sí ha manifestado Casado ha sido su negativa a agregar a cargos políticos en ciertos órganos jurisdiccionales como el Tribunal de Cuentas y el Tribunal Constitucional.