El regidor de la villa de Madrid prometió el miércoles inmediatez a fin de que el Municipio se presentase como perjudicado en la investigación del caso de las mascarillas y un par de días después ha confirmado que este trámite ya se ha completado. «Tenemos la firme voluntad de ejercer todas y cada una de las acciones para restablecer hasta el último céntimo que se pudiese haber engañado al Consistorio«, ha manifestado. Más la villa de Madrid ha hecho lo propio esta mañana y el Partido Socialista remata el documento para presentarse asimismo.

Paralelamente, el regidor madrileño aceptó este jueves otros compromisos con su asociada de Gobierno, Begoña Villacís. La líder de Cs demandó efectuar una doble auditoría, una externa y otra de la Cámara de Cuentas que fiscalicen todos y cada uno de los contratos de urgencia cerrados a lo largo de la pandemia y el primer edil accedió, conforme ha señalado esta mañana, por el hecho de que apoya «cualquier acción proclive a que haya trasparencia en el Municipio«. Sin embargo, Los dos difieren en el diagnóstico de lo ocurrido a fin de que Luis Medina y Alberto Luceño se embolsaron 6 millones en comisiones de un contrato con Cibeles. Almeida defendió el día de ayer sin grietas al personal municipal mientras que la vicealcaldesa denunció «fallos de control».

Villacís se desmarcó el jueves del regidor, resaltando que ninguna empresa contactó con absolutamente nadie de Cs. No obstante, este viernes ha protegido a su compañero de alianza: «No está encausado ni investigado». Un respaldo que asimismo le ha expresado su nuevo jefe, Alberto Nuñez Feijóo. «Es un apoyo que agradezco pues la presión mediática y la cacería de la izquierda que se está practicando no es fácil de soportar», ha señalado el máximo líder municipal.

Se ha detenido Martínez- Almeida en meditar sobre qué habría pasado si la Fiscalía hubiese apreciado rastros de responsabilidad en su actuación o la de su primo, implicado en el caso por ejercer de intercesor entre Medina y el Consistorio. «Se nos están demandando responsabilidades a los que no hemos sido convocados ni encausados», ha censurado el primer edil.

Nuevamente, el regidor ha asegurado que el contacto entre el hijo de Naty Abascal y el duque de Feria se generó vía mail y no a través de una llamada telefónica como este mantiene. Ha negado, además de esto, el líder del PP que se le diese ningún género de trato de favor por tratarse de una figura pública. «Le puedo asegurar que el Municipio no es ‘Bienvenido Mister Marshall’ y que no atendemos a que una persona sea famosa o no famosa sino más bien a lograr material sanitario para nuestros servidores públicos».

También, el regidor matritense ha aclarado que llamó a Luis Medina «tras la formalización del contrato» de suministro de mascarillas, guantes y test veloces que después resultaría una estafa. Lo hizo, ha repetido, para darle las gracias una donación de ciento ochenta y tres mil mascarillas que ofreció mientras que se quedaba con más de un millón de euros en comisiones del contrato con el Consistorio. «Semeja sorprendente que reconozca que hago la llamada, que afirme en qué consiste y que eso me incrimine. Llegamos a extremos surrealistas», ha concluido José Luis Martínez-Almeida.