Por MDO/E.P.

El juez Adolfo Carretero, que instruye el caso de las mascarillas, ha descartado investigar al primo del regidor de la villa de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, por un delito de tráfico de influencias y le cita el próximo doce de mayo como testigo contra la petición de Podemos y Conjunto Mixto.

Así consta en un auto dictado este lunes en el que el juez acuerda que no ha sitio a la convocatoria de Carlos Martínez-Almeida por delito de tráfico de influencias manteniéndose su condición de testigo en el presente procedimiento.

En la resolución, el juez esgrime que el primo del regidor «se limitó a suministrar a Luis Medina el correo de la responsable de las compras sanitarias del Municipio, Elena Collado, quien fue la que negoció y firmó representando a la Funeraria Municipal, los citados contratos».

De igual modo, el juez remarca que tampoco consta que Carlos «presionara de ninguna forma a Collado, ni que le forzase a esta a llamar al investigado por el hecho de que adujese su condición de primo del regidor».

Por lo tanto, acuerda sostener su condición de testigo «hasta este instante procesal, siendo recomendable su testimonio para conocer el modo perfecto en que los investigados contactaron con la persona encargada de la contratación en el Municipio de la villa de Madrid, y si hubo algún trato de favor con exactamente los mismos debido a la intervención del familiar del regidor».

La convocatoria se genera una vez que el juez preguntara a las partes la condición en la que debía refererir al ahora testigo, ya que Podemos y el Conjunto Mixto solicitó que compareciese en calidad de investigado para asistir a la declaración acompañado de un letrado.

El hijo menor de Naty Abascal habría confirmado en su declaración frente al juez que contactó con el Municipio de la capital de España mediante una llamada al primo del regidor capitalino.

«Llamé a Carlos y le afirmé que teníamos material sanitario para vender. Al ser el primo del regidor, imaginé que me podría dar algún contacto en el Municipio. Me dio un e-mail que creo que era de Elena Collado», apuntó.

Conforme su testimonio, el contacto de Carlos Martínez-Almeida, a quien conforme afirmó, no conocía de nada, se lo habría facilitado la presidente de la universidad CIS, María Díaz de la Cebosa.