El PaSeo de la Castellana vuelve este martes a acoger el tradicional desfile de las Fuerzas Armadas para festejar el Día de la Celebración Nacional. La crisis del Covid-diecinueve forzó a suspender este tradicional desfile en su pasada edición, cuando se reemplazó por un breve acto en el Patio de la Armería del Palacio Real, donde se reunieron todos y cada uno de los miembros del Gobierno con las autoridades madrileñas, las más altas autoridades del Estado y la bóveda de las Fuerzas Armadas.

Mas este año, ya con una incidencia del coronavirus baja, el Ministerio de Defensa ha decidido reanudar uno de los desfiles más simbólicos del país, el primer gran acto de esta tipología tras la crisis sanitaria. Al lado de un icono siempre y en toda circunstancia ovacionado por los asistentes, la cabra de la Legión, van a ser hasta dos mil seiscientos cincuenta y seis militares, sesenta y ocho aeronaves entre aeroplanos y helicópteros y ciento quince automóviles, los que recorran desde las diez y treinta los mil cuatrocientos metros que apartan la plaza de Cuzco de la capital española y la confluencia del paSeo de la Castellana con la calle Raimundo Fernández Villaverde.

Con todos y cada uno de los presidentes autonómicos, exceptuando el presidente de la Xunta de Galicia, Alberto Núñez Feijóo, y de los presidentes de Cataluña y País Vasco, la enorme ausente en el desfile militar y la siguiente recepción que ofrecen los Reyes en el Palacio de Oriente va a ser la princesa Leonor. Es día laborable en el internado de Gales (R. Unido) donde cursa bachillerato y además de esto el desplazamiento le forzaría a guardar 5 días de cuarentena a su regreso. Va a ser la primera vez desde dos mil catorce, cuando se adiestró en la parada militar del doce de octubre, que la heredera al trono no va a estar en el acto central que festeja el Día de la Hispanidad, en celebración al día en que Cristobal Colón descubrió América.

Allá los Reyes van a recibir honores militares y Felipe VI va a pasar gaceta a las tropas, tras lo que saludará a las autoridades. Poco después, va a ser el turno del paracaidista descendiendo con la bandera de España. Este fue uno de los instantes más tensos y al unísono más comentado en redes sociales en el desfile de dos mil diecinueve, tras quedar el paracaidista enganchado en una farola. Tras ello se generará el izado de la bandera y acto de homenaje a los caídos por España.

Ahora va a dar inicio el desfile aéreo, en el que participará una nutrida representación de las aeronaves de las Fuerzas Armadas y asimismo de otros organismos públicos como Salvamento Marítimo o bien la Guarda Civil.

Fuere como fuere, este año, la parada militar, encabezada por el rey Felipe y la reina Letizia, volverá a recorrer desde las diez.30 horas los mil cuatrocientos metros que apartan la plaza de Cuzco de la capital española y la confluencia del paSeo de la Castellana con la calle Raimundo Fernández Villaverde. Va a ser en ese instante cuando empiece el desfile terrestre, primero con el peldaño motorizado de las Fuerzas Armadas, la Guarda Civil, el Cuerpo Nacional de Policía, Vigilancia Aduanera y Protección Civil.

A pie primero desfilará una agrupación de la Guarda Real y diferentes agrupaciones del Ejército de Tierra, la Armada, el Ejército del Aire, la Unidad Militar de Urgencias (UME) y la Guarda Civil.

El desfile lo van a cerrar el Tercio Gran Capitán y la brigada ‘Rey Alfonso XIII de la Legión y el conjunto de Regulares de Ceuta, con sus propios pasos.

Mas este acto no cuenta con el visto bueno de todas y cada una de las fuerzas políticas. La polémica está servida un año más. Esta vez, ha sido el conjunto de ERC quien ha cuestionado que el desfile militar sea «prioritario» para los ciudadanos y plantea quitarlo para destinar su costo a causas sociales, terminando de esta manera con la exhibición de material armamentístico «que atenta contra la integridad física» como «orgullo patriótico».

En una batería de preguntas al Gobierno registradas en el Congreso, ERC lamenta que las Fuerzas Armadas vuelvan este año a desfilar por el centro de la capital de España una vez que la parada militar fuera cancelada la pasada edición a consecuencia de la pandemia de Covid-diecinueve.

Y desea saber el costo que va a tener este «vetusto» desfile. En el año dos mil diecinueve su costo fue de novecientos doce mil quinientos treinta y seis euros, un treinta por ciento más que el año precedente, conforme datos del Estado Mayor de la Defensa (EMAD) trasladados a Europa Press a través del Portal de Trasparencia.

Cortes de tráfico

Con ocasión del desfile, desde las siete horas van a quedar cortadas al tráfico las calles Versista Joan Maragall; Sor Ángela de la Cruz; plaza de Cruz; Francisco Gervás (entre Versista Joan Maragall y paSeo de la Castellana); Rosario Pino (entre Versista Joan Maragall y paSeo de la Castellana); Estébanez Calderón (entre Versista Joan Maragall y paSeo de la Castellana).

Asimismo, Alberto Alcocer (tramo comprendido entre la plaza de Cuzco y paSeo de la Habana); Agustín de Betancourt y los laterales del paSeo de la Castellana (entre plaza de Castilla y plaza de la ciudad de Lima), quedando abierto para la circulación de automóviles de urgencia el carril izquierdo sur-norte.

Además, las avenidas de Concha Espina (entre plaza de la ciudad de Lima y Serrano); Alberto Alcocer (entre plaza de Cuzco y paSeo de la Habana); avenida del General Perón (desde plaza de la ciudad de Lima hasta la calle Ourense) y la plaza de San Juan de la Cruz.

Rafael Salgado y Padre Damián van a quedar en ese instante con el tráfico limitado. A las ocho horas del martes se ampliarán las limitaciones a la totalidad del paSeo de la Castellana (carriles centrales de los dos sentidos de circulación) desde la plaza de Cuzco hasta la plaza de Emilio Castelar; los laterales sentido sur-norte del paSeo de la Castellana (tramo comprendido entre la plaza de la ciudad de Lima y la plaza de Cuzco) hasta la calle Maestro Waksman y los números impares del paSeo de la Castellana, entre la rotonda de Gregorio Marañón y Emilio Castelar.

Plaza de la ciudad de Lima, subterráneo de Azca en la zona de paso bajo la plaza de la ciudad de Lima cara la calle Joan Maragall; Bretón de los Herreros, en el tramo comprendido entre el paSeo de la Castellana y Zurbano y Ríos Rosas, hasta su intersección con la calle Modesto Lafuente, asimismo van a quedar cortadas a esa hora.

Prácticamente 2 horas después, desde las diez.45 horas, los cortes van a llegar al paso elevado de la calle de Raimundo Fernández Villaverde a lo largo del desfile y paso de la comitiva real.

En ese instante, se va a cortar el paso de automóviles y viandantes y los laterales de la calle de Raimundo Fernández Villaverde y de la calle de Joaquín Costa cara el paSeo de la Castellana asimismo van a quedar cerrados.

Afecciones en la EMT

Un total de diecisiete líneas de buses gestionadas por la Empresa Municipal de Transportes de la capital española padecerán ciertas retenciones y cambios de senda entre las siete y las catorce.30 horas, más o menos, por el desfile que discurre por el paSeo de la Castellana entre plaza de Castilla y rotonda de Emilio Castelar.

Son la cinco (Sol/Sevilla-Chamartín); siete (Alonso Martínez-Manoteras); once (Marqués de Viana-Distrito Blanco); doce (Cristo Rey-Marqués de Zafra); catorce (Conde de Casal-Pío XII); dieciseis(Moncloa-Pío XII); veintisiete (Embajadores-Plaza Castilla); cuarenta (Tribunal-Alfonso XIII); cuarenta y tres (Felipe II-Estrecho); cuarenta y cinco (Legazpi-Reina Victoria); ciento veinte (Plaza Lima-Hortaleza); ciento veintiseis (N. Ministerios-Distrito del Pilar); ciento cuarenta y siete (Callao-Distrito del Pilar); ciento cuarenta y nueve (Tribunal-Plaza de Castilla); ciento cincuenta(Sol/Sevilla-Virgen Cortijo), C1 y C2.