El Conjunto El Corte Inglés supera el año de la pandemia con un Ebitda positivo de ciento cuarenta y dos millones de euros, tras haber mostrado flexibilidad y capacidad de reacción para renovar sus tiendas, impulsar la digitalización y la omnicanalidad, y desarrollar nuevos negocios. Esta capacidad de adaptación ratifica la confianza en su estrategia de futuro.

La compañía, ha cerrado con una cantidad de negocios afianzada de diez y cuatrocientos treinta y dos millones de euros y unas pérdidas netas ya antes de provisiones de cuatrocientos cuarenta y cinco millones. Este resultado obedece eminentemente al cese de una gran parte de su actividad a lo largo del confinamiento y los siguientes cierres sucedidos en las comunidades autónomas, como a la ausencia total de turismo, tanto nacional como internacional.

Por otro lado, y conforme con las medidas de prudencia contables, este año se han registrado provisiones por un valor de dos mil quinientos millones de euros que se han destinado a cubrir deterioros de inmovilizado, existencias y créditos fiscales. La mayoría de estas provisiones derivan de una actualización de activos a consecuencia de la transformación cara un modelo de negocio más digital. Tras estas provisiones, el resultado neto ha sido negativo en dos mil novecientos cuarenta y cinco millones de euros.

Por áreas, el negocio retail, que ha descendido solo un diecinueve por ciento con respecto al año precedente, on-line con los menores ingresos derivados el turismo de compras, ha logrado mitigar los efectos de la pandemia a través de una decidida apuesta por el modelo omnicanal y la digitalización, que deja conjuntar el ambiente on line con la tienda física. El impulso de los servicios de Entrega en el Día, Recogida en Tienda o bien Clickc&Car, como la utilización de las propias tiendas como plataformas logísticas para la preparación y envío de pedidos, han resultado definitivos en la evolución del negocio.

Este proceso de digitalización ha aumentado el peso de la venta en línea hasta situarse en un diecisiete con tres por ciento del volumen total del negocio de retail, lo que representa un aumento del ciento treinta y dos por ciento en comparación con año precedente.

La carencia de movilidad y la ausencia de turistas ha tenido un fuerte impacto en Viajes El Corte Inglés, cuyas ventas han caído un ochenta y nueve por ciento . En otras áreas de actividad, hay que resaltar la fortaleza del modelo de negocio y la administración de El Corte Inglés Seguros, lo que ha tolerado sostener su volumen de ventas en un año tan complicado como dos mil veinte.

Por otro lado, el Conjunto ha reforzado su situación de liquidez que, a cierre del ejercicio, se ubica en tres mil quinientos cuarenta y nueve millones de euros dejando encarar todos y cada uno de los compromisos de la compañía con consistencia y solidez. Por su lado, la deuda ha aumentado en 560 millones de euros, hasta lograr los tres mil ochocientos once millones.

En el último año, El Corte Inglés ha acelerado la transformación de su modelo de negocio cara un sistema más alineado con la digitalización y la omnicanalidad, la diversificación y la sostenibilidad. O sea, un avance veloz en la transformación de El Corte Inglés desde un retailer a un ecosistema único. Todo ello, con el foco puesto en la calidad, la garantía y la innovación de los productos y servicios que ofrece con el propósito de facilitar la vida de las personas.

Como avance del primer trimestre del ejercicio dos mil veintiuno, se puede decir que las ventas de retail están cumpliendo con las esperanzas, situándose en niveles próximos a los de dos mil diecinueve, pese a los efectos persistentes de la pandemia.