Por MDO/E.P.

El Centro de salud público Clínico San Carlos ha ampliado hasta su tamaño normal la vejiga de un menor de doce años que padecía pérdidas de orina a través de cirugía robótica por vez primera en España.

El menor, que presentaba una vejiga con capacidad de almacenaje de orina pequeñísima y también incontinencia urinaria y fecal, evoluciona propiciamente tras la cirugía y se ha reincorporado a su vida rutinaria con normalidad.

Hasta la data, este género de intervención se efectuaba con cirugía abierta. No obstante, la experiencia quirúrgica de los profesionales de este centro de salud con la cirugía robótica ha hecho posible el reto de abordar con esta tecnología ligerísimamente invasiva y de principio a fin la operación.

«La intervención se efectuó a través de 6 incisiones de menos de un centímetro en el abdomen del paciente, por medio de las que se introdujeron los 4 brazos de que dispone el sistema Da Vinci Xi y otros 2 puertos accesorios», ha explicado el cirujano pediátrico Jaime Rodríguez de Alarcón, del Centro de salud Clínico San Carlos.

Para acrecentar el tamaño de la vejiga se escoge parte del íleon de unos veinte centímetros de longitud, que es parte del intestino delgado. Una vez seccionado y, tras coser los otros 2 cabos del intestino para restaurar la continuidad del cilindro digestible, se cose sobre la bóveda vesical, logrando acrecentar el volumen de la vejiga de setenta centímetros cúbicos a prácticamente trescientos, consiguiendo de este modo una capacidad normal.

La operación contó con la cooperación de la uróloga María Isabel Galante, asimismo del Clínico San Carlos, por su «dilatada experiencia en la creación de neovejigas en adultos usando la técnica robótica», conforme ha subrayado Luis Felipe Ávila, cirujano pediátrico del centro sanitario.