Cada vez son más los consumidores de vino que existen. Esta se ha convertido en una de las bebidas estrella en cualquier comida familiar o entre amigos que se precie. Aunque es verdad que muchos creen entender mucho sobre el vino, es cierto que es un mundo a veces complejo y cuyo desconocimiento puede llegar a arruinar una botella de esta bebida.

En verano, es cuando se cometen más errores referentes a la toma de vino y es que las altas temperaturas de la época estival pueden arruinar una botella de vino perfectamente. Si no quieres que esto ocurra, no te preocupes que te vamos a mostrar algunas de las soluciones para los errores más típicos que se llevan a cabo con el vino en verano.

Evitar un mal almacenamiento

Una de las cosas que provoca el calor en el vino es que acelera las reacciones químicas y, por tanto, se produce un deterioro del vino más rápidamente. Por ejemplo, lo ideal es que evites que la botella esté en un sitio donde le de la luz directa. Si no cuentas con un trastero o cava, lo ideal es que almacenes las botellas de vino de forma tumbada al nivel del suelo, ya que en esta zona, las temperaturas son un par de grados más bajas. Saca el vino del cartón y almacénalo en un lugar fresco.

No mantenerlo mucho tiempo en la nevera

Aunque son muchos los que optan por una nevera vinos para almacenar esta bebida en la época veraniega, lo cierto es que hay que tener cuidado. Pero, si te preguntas por qué, la razón es sencilla y es que el vino, en el frigorífico o nevera, puede padecer un excesivo frío. Lo ideal es que el vino esté a unos 18-20ºC y en la nevera está a 4ºC, así que observa qué diferencia de temperatura.

Eso sí, puedes darle un golpe de frío en la nevera antes de servirlo. Por ejemplo, mételos en la nevera una hora antes de servir la bebida, con este tiempo pasa. Para los vinos tintos, incluso con menos tiempo es posible.

Ten cuidado con el aparato de aire acondicionado

Tal y como pueden recomendar en cualquier blog experto de vino como vinotecashop.es, el aire acondicionado es un enemigo para el vino. Aunque es normal que en esta época del año haya que tirar de aire acondicionado para sobrevivir a las extremas temperaturas, lo cierto es que este aparato no le viene nada bien al vino. Sobre todo, es mucho peor cuando apagamos el aire acondicionado de repente, ya que un cambio brusco de la temperatura es totalmente una catástrofe para el mantenimiento de cualquier botella de vino.

Lo que tienes que asegurarte, fundamentalmente, es de que las botellas de vino no estén en un sitio en el que el aire acondicionado incida directamente en la bebida.

La humedad también influye

Como ya hemos dicho antes, la luz directa del sola puede arruinar un vino ya que lo que hace es acelerar sus reacciones químicas no deseables. Pero también es muy importante el control de la humedad, puesto que si esta es muy elevada, esto provocará que los hongos xilófagos se instalen entre dos partes de la botella como son la cápsula y el corcho.

A lo largo de este artículo has podido descubrir que el verano es un poderoso enemigo para una botella de vino. Intenta siempre seguir los consejos que te hemos enumerado para que así, en la época estival puedas disfrutar a la perfección de tu botella favorita, un vino bien sea blanco, tinto o espumoso. Y tú, ¿conocías por qué el verano puede ser muy perjudicial para una bebida como el vino? ¿Has tenido en casa, alguna vez, una botella de vino y se te ha estropeado con las altas temperaturas presentes en verano?