El mármol y el granito son un clásico de la decoración en diseño de interiores. Son la elección ideal por su elegancia y larga durabilidad. Son los favoritos tanto de arquitectos como también de interioristas y decoradores. Son materiales de alta calidad, piedras naturales empleadas para revestimientos de paredes, suelos y otras superficies para cocinas y baños

Los mármoles y granitos se han empleado en decoración y en construcción desde hace muchos años. El principal atractivo de estos materiales radica en sus texturas y matices. Al tratarse de elementos naturales extraídos de la tierra, ninguna muestra es igual a otra. Además, hay múltiples procesos y técnicas aplicados a ambos materiales, que permiten tener una amplia variedad de acabados. 

Mármol y granito para cocinas y baños 

Las cocinas y los baños más elegantes suelen tener en todas sus superficies estas piedras naturales. Es una elección que es sinónimo de sofisticación. Pero incluso, su uso se traslada a otros espacios como el salón y áreas exteriores como terrazas y jardines. 

Se emplean para distintos tipos de superficies. Estas piedras pueden cortarse a medida, en diferentes tamaños y grosores. Por ello, son ampliamente utilizados para la elaboración de revestimientos para mesas y encimeras. También para mobiliario de exteriores se han vuelto más populares. 

Generalmente, se usan para cubrir todas las superficies de cocinas y baños. El acabado liso y brillante brinda un buen toque de elegancia a estos espacios. Con ellas de fabrican estanterías, bañeras y lavabos, ya que son piedras impermeables al agua.

Su utilización hace que todo sea más práctico y sencillo. También se emplean como decoración de las paredes y suelos. Se combinan colores y diseños de ambos materiales para crear diseños únicos con efectos llamativos, elegantes y exclusivos. 

Los favoritos de los arquitectos 

Se han utilizado desde la antigüedad en construcción civil. Los arquitectos suelen elegirlos para áreas comunes de casas y edificios, con un estilo minimalista y contemporáneo. Ayudan a dar la sensación de mayor amplitud, así como de pulcritud. Inclusive las fachadas externas utilizan este maravilloso material. 

Ambos son clásicos que no pasan de moda. En los últimos años es tendencia utilizarlos como recubrimiento para chimeneas y escaleras. Pero también forman parte del mobiliario como en estanterías, mesas y bancos. En los jardines es más común encontrar mesas de granito porque toleran fácilmente condiciones climáticas difíciles.

Las características físicas de ambos materiales son propicias para estos usos. La resistencia a la comprensión es alta, así como la baja porosidad hace que tengan poca absorción de agua. La textura es uniforme y puede ser pulida para obtener un acabado más limpio. 

Larga durabilidad 

Los mármoles y granitos conservan el brillo y su dureza sin importar el paso de los años. Además, son de fácil mantenimiento y limpieza. Teniendo las medidas adecuadas pueden mantenerse higiénicas, por ello se usan en las encimeras de las cocinas. 

Por otra parte, son la piedra natural que mejor soporta golpes y arañazos. Asimismo, resisten los efectos de las altas temperaturas, e igualmente son resistentes a los ambientes húmedos. Al ser piedras naturales son materiales respetuosos con el medio ambiente. 

Texturas y acabados 

Las betas pueden resultar muy interesantes si hablamos de diseño. Precisamente esa es la causa de que se utilicen para acentuar diseños vanguardistas. Con ellas se obtienen efectos con un gran valor estético. 

El mármol gris y en blanco aporta luz. En tonalidades claras ayudan a ampliar los espacios, por ello se utiliza para la decoración de interiores de cocinas. En cambio, es elegante en tonos negros y acabados con brillo. También combina perfectamente con todos los colores. Las posibilidades de mezclar con otros colores, patrones y texturas se vuelven prácticamente infinitas. Por otra parte, es un material que puede combinarse con otros. Por ejemplo, con la madera hace un buen contraste. Ambas texturas son ampliamente aprovechadas para elementos decorativos. En el estilo nórdico es muy común encontrar estas combinaciones.