Ya sea por la aparición de bacterias, ratas u otros insectos, para acabar con estas plagas y otros problemas similares, la mejor opción es contratar los servicios de profesionales en control de plagas, para que acaben con estos problemas lo antes posible.

Existen determinadas épocas del año en las que puede haber un mayor número de plagas que son bastante perjudiciales para la salud. Sin ir más lejos, en la época veraniega, es común que aparezca un mayor número de mosquitos o incluso que las cucarachas salgan de sus escondites. Asimismo, cuando se dan lluvias torrenciales o fuertes inclemencias meteorológicas, las ratas salen a la superficie, debido al movimiento de agua que ocurre en las alcantarillas. Y como estas situaciones, se dan muchas más. 

Cuando ocurra algo de esto, lo mejor que se puede hacer es acudir a una empresa de profesionales, que se dedique en exclusiva al control de plagas, ya que acabar con estos animales e insectos, no es una tarea sencilla, debido a que hacen falta herramientas y maquinaria específica para cada caso, así como las medidas de protección adecuadas para que no haya problemas a la hora de su eliminación. 

En este sentido, los profesionales de este sector deben ofrecer todo tipo de trabajos para controlar prácticamente cualquier plaga. De esta forma, deben proporcionar un servicio de desratización, también de desinfección, desinsectación y para acabar con termitas y carcomas.

¿Qué es la desratización?

Se trata de uno de los servicios más comunes que se demanda, y que sirve en exclusiva para acabar con plagas de ratas y ratones, tanto en viviendas como en locales de empresas, o incluso comunidades, entre otros espacios.

Lo cierto es que es un tipo de plaga que puede ocurrir en cualquier momento, principalmente si hay condiciones meteorológicas adversas o movimientos de tierra, tales como obras cercanas a estos lugares, por poner un ejemplo. Habitualmente, los roedores se detectan por escuchar ruidos extraños en techos o tabiques, así como poder visualizar los pequeños excrementos que van dejando rastro.

La aparición de estos roedores no solo puede ocasionar problemas para la salud, también pone en peligro las infraestructuras, ya que pueden dañar los cables de electricidad o el mobiliario, entre otras cosas. 

¿Cómo se realiza una desinfección?

Los trabajos de limpieza y desinfección están siendo muy demandados en la actualidad, debido a la aparición del COVID-19. En este sentido, los profesionales tratan de acabar con los microorganismos patógenos, como es el caso del coronavirus u otros, como hongos o bacterias. Con la dificultad de que, todos ellos, no se pueden ver, debido a su diminuto tamaño y pueden provocar graves enfermedades. 

Por este motivo, es fundamental que se realice una desinfección ambiental, para eliminar los gérmenes y bacterias, así como combinar esta tarea con una buena limpieza. Ya sea en viviendas particulares, industrias, naves, locales, etcétera.

Además de los propios trabajos de desinfección y limpieza, es importante que una vez realizados, se lleven a cabo tareas de mantenimiento y seguimiento para cerciorarse de que se ha acabado totalmente con los gérmenes. El objetivo, en todo momento, es el bienestar social y preservar la salud de las personas. 

¿Y la desinsectación?

Tal y como su nombre indica, se trata de un servicio que acaba con las plagas de insectos, tales como chinches, termitas, cucarachas u hormigas, entre otros. Este tipo de insectos pueden aparecer en cualquier momento en las viviendas, al igual que en edificios públicos, oficinas, colegios o incluso restaurantes, lugares donde hay afluencia de personas y donde es muy importante acabar con todos ellos. 

Para llevar a cabo la desinsectación, lo primero que hay que hacer es evaluar la situación y conocer cómo es la plaga. Después, se realizan los trabajos correspondientes, y finalmente, se llevan a cabo tareas de control, seguimiento y prevención durante un tiempo, para evitar que las plagas vuelvan a reproducirse. 

Las fumigaciones son las tareas más comunes para acabar con este tipo de plagas, teniendo en cuenta que se necesitan herramientas y productos especializados para cada caso. Este tipo de fumigaciones también son efectivas para eliminar garrapatas, escarabajos, mosquitos o moscas. De igual modo, se puede acabar con las termitas y la carcoma en cualquier espacio, problemas que se detectan rápidamente al visualizar anomalías en la madera, como pequeños agujeros.