Por MDO/E.P.

El Municipio de la capital española se defiende de las críticas por el cierre de los grandes parques de la capital de España a lo largo de los capítulos de calor mientras que en otras capitales europeas amplian su horario para servir de cobijo climático.

La encargada de Urgencias, Seguridad y Portavocía del Municipio de la capital de España, Inmaculada Sanz, ha insistido en que esta medida no responde a una «resolución política» sino más bien «técnica». «Es un protocolo que aprobó el Equipo de Gobierno precedente que se activa cuando no se dan las medidas convenientes», ha remarcado la portavoz, quien ha recordado que no solo entra en funcionamiento por capítulos de elevadas temperaturas sino más bien asimismo por inclemencias invernales.

Este protocolo de actuación frente a las situaciones meteorológicas desfavorables establece múltiples umbrales que implican el cierre total o parcial de el Retiro y 8 grandes parques de la capital. Durante esta segunda ola de calor se ha activado múltiples días.

La oposición ha censurado en múltiples ocasiones el cierre de estos espacios, ya que comprenden que podrían ser útiles como cobijos climáticos o para el esparcimiento de los ciudadanos en capítulos de mucho calor.

La propia portavoz del Partido Socialista en el Municipio de la capital, Mar Espinar, ha tachado de «sinsentido» la medida, si bien comprende que esta resolución se debe tomar por el hecho de que el Municipio no dedica recursos suficientes al mantenimiento de zonas verdes que garanticen su seguridad en capítulos de temperaturas extremas.

«Cualquiera con los pies en el suelo ve que es un sinsentido que en olas de calor se cierren parques. Que en la villa de Madrid son pocos, mas tienen mucho arbolado, mucha sombra y asisten a las olas de calor», ha insistido la portavoz socialista tras el acto de presentación de las visitas a la Puerta de Alcalá a lo largo de su rehabilitación.

Para la socialista, si las presentes condiciones de estos parques no dejan su seguridad desde el Gobierno municipal debería trabajarse en el mantenimiento para poder hacer uso de las zonas verdes como «cobijos climáticos», como pidió el conjunto en el primer episodio de calor extremo del año, hace unos meses.

Este sería uno de los objetivos en la plan de actuación para amoldar la urbe «ante capítulos que pasarán cada año». «Este va a ser el verano más fresco que pasaremos y pasamos las de Caín», ha remarcado Espinar, quien ha afeado al Gobierno municipal que no prosiga la tendencia de «todas y cada una de las capitales europeas» de configurar espacios a fin de que la ciudadanía haga en frente de las olas de calor.