Bankia y CaixaBank estudian una posible fusión por absorción, con la intención de acrecentar su rentabilidad frente a la crisis provocada por la pandemia del Covid-diecinueve. Las dos entidades podrían anunciar la operación de forma inminente, conforme avanza el diario Labra, medio que apunta como presidente de la compañía resultante de la fusión a José Ignacio Gorigolzarri, presidente del banco madrileño.

La operación representaría el mayor movimiento de este género en la banca de España en décadas, desde las fusiones del Santander y Central Hispano a fines de los años noventa, o bien del Banco Bilbao Vizcaya con Argentaria, que supuso el nacimiento del presente Banco Bilbao Vizcaya Argentaria.

CaixaBank y Bankia son 2 de los 4 primordiales bancos españoles. Su fusión darían sitio a una entidad con activos de seiscientos cincuenta millones de euros, una red de más de seis mil setecientos oficinas en la Península y una base de más de cincuenta empleados.

Las entidades encabezadas por Jordi Gual y José Ignacio Gorigolzarri habrían negociado con extrema discreción la operación en las últimas semanas, con el visto bueno del Gobierno y de la vicepresidenta Nadia Calviño, con grandes intereses en Bankia a través del FROB, fruto del rescate bancario siguiente a la crisis financiera.