Banco Bilbao Vizcaya Argentaria ha anunciado este jueves un Expediente de Regulación de Empleo (ERE) a los representantes de los trabajadores de la compañía para, apuntan desde el banco, prosperar su eficiencia y rentabilidad.

Un total de tres mil ochocientos trabajadores se van a ver perjudicados por este ERE, lo que supone un dieciseis con cinco por ciento de la plantilla en España y se van a cerrar quinientos treinta oficinas, ciento uno de ellas en la capital de España -el veinticinco por ciento de las sucursales de este banco de la zona-.

El banco defiende esta medida argumentando que, en este planeta globalizado, los clientes del servicio ya apenas asisten al banco merced a la digitalización de la mayoría de los servicios que ofrecen. También, hacen alusión a los nuevos contendientes que entran en la escena económica y asimismo charlan de los bajos géneros de interés que hacen descender la rentabilidad.

Es el primer ERE que efectúa la compañía, que hace referencia a las pérdidas sufridas en el último año por la pandemia. El despido colectivo se sosten en “motivos económicos por minoración continuada de beneficios, y motivos productivos y de organización derivados de la transformación digital”.