Por MDO/E.P.

La presidente regional, Isabel Díaz Ayuso, ha asistido a la presentación del Tech Hub de Glovo en Chamberí donde ha protegido que «el modelo ‘rider’ deja emplear a estudiantes que desean compaginar estudios con trabajo o bien dar ocasiones a otros que tienen una bastante difícil reinserción y que hallan una ocasión en cualquier etapa de su vida laboral».

La presidente ha remarcado la relevancia de respaldar el «talento tecnológico» y ha puesto como un ejemplo las «nuevas formas» de trabajo que se han desarrollado en la pandemia. «De ahí que hemos tenido unas pequeñas disputas con la Ley Rider, que aun ha supuesto la salida de empresas del país», ha añadido la líder autonómica, quien lo hubiese hecho «de otra forma», hablando con los agentes sociales y trabajadores del campo.

Al hilo, ha remarcado que esta normativa «no deja trabajar» a empresas y que esto «es algo serio» en un país con un catorce por ciento de paro y un cuarenta por ciento de paro juvenil. Con lo que ha festejado los «cien puestos que se crearán» en el nuevo centro de Glovo.

Comprende que el «modelo rider» es una posibilidad con la que se podría hacer frente al desempleo y ha recordado que la villa de Madrid fue la «única zona» que se posicionó contra «prohibir a estos trabajadores continuar como autónomos».

«Hay quien defiende que las compañías tecnológicas ofrecen contratos precarios, defendemos que la mayor parte se amoldan a la realidad y solo procuran flexibilidad, libertad», ha proseguido. Para ella, lo que hace esa Ley es «poner barreras al mercado» y también impedir una «opción que da ocasiones a treinta repartidores dados de alta» con la opción de «compaginar su vida con otras actividades».

Ayuso ha calificado de «gran nueva» que Glovo haya escogido la zona para establecer su cuarto centro de innovación donde localizar soluciones que «exportar a más de novecientos urbes» donde la compañía tiene presencia. Esto lo ha vinculado con la cooperación público-privada que produce «esa ilusión y ganas de salir adelante» tras la pandemia del Covid-diecinueve.

Comprende, además de esto, que refleja la contraposición entre diferentes modelos. Uno en el que la administración se hace cargo de «acompañar» para hacer medrar a las compañías con un «incentivo a la innovación y también iniciativa privada» en frente de los que «expulsan por motivos ideológicos» y se fundamentan en «subvencionar» mas no en «crear riqueza».

Asimismo ha contrapuesto su visión del desarrollo por medio de la «unión» y de la «libertad y el intercambio» como motor para la «cohesión social» en frente de aquellos que «desean descentralizar sin unir en sacrificios».

Otro punto de comparación ha sido la apuesta del Ejecutivo madrileño de suprimir sus impuestos propios desde enero en frente de la «subida a los autónomos de sus cuotas» recogida, conforme la presidente, en el proyecto de Presupuestos Generales del Estado.

Es por esta razón que ha reafirmado su voluntad de proseguir siendo el «motor económico de España» por medio de la «confianza», la atracción de inversión y talento y la reivindicación del papel de la compañía privada, los autónomos y los trabajadores que se «sacrifican».

«Sabemos que somos un polo de atracción de talento, emprendimiento y ocasiones y por tanto vamos a continuar defendiéndolo desde la libertad para continuar medrando. A fin de que todas y cada una de las personas que tengan una gran idea se puedan arrancar, que no haya justificaciones impositivas y regulativas que lo impidan. En la villa de Madrid no habrá sorpresas, no vamos a castigar a la innovación con nuevos impuestos o bien con nueva regulación. Todo lo opuesto», ha incidido.