Múltiples asociaciones de usuarios demandan a las autoridades españolas que especifiquen cuáles son los productos retirados del mercado por peligro de estar contaminados con óxido de etileno, igual que se ha hecho en Francia, donde se ha facilitado una lista de más de siete mil referencias. El sitio web oficial del Ministerio de Economía francés incluye una entrada con un link a un documento excel en el que aun invita a preguntar a los usuarios los productos comercializados en el país vecino perjudicados por esta alarma. La información facilitada incluye marca, código de barras, lote y data de caducidad de cada artículo.

El óxido de etileno es una substancia clasificada en la UE como «mutagénica, carcinogénica y tóxica para la reproducción». Por esta razón, se activó una alarma el pasado veinticuatro de junio sobre la presencia casual de restos de este elemento en el aditivo alimenticio E410, conocido como goma de garrofín o bien harina de algarroba, empleado esencialmente como estabilizante en la fabricación de helados, un producto muy habitual en las neveras de los madrileños en esta temporada del año. Asimismo se emplea en otros comestibles como postres lácteos o bien salsas. El inconveniente no es el aditivo en sí, que es un agente que da textura, sino más bien la substancia que lo contamina.

A causa de esta alarma, la Agencia De España de Seguridad Alimenticia y Alimentación (AESAN), adscrita al Ministerio de Consumo, se dirigió a las compañías que comercializan los productos sospechosos de estar perjudicados y las instó a tomar las medidas precisas a fin de que esos lotes no estuviesen en venta en los canales de distribución.

La Organización de Usuarios y Usuarios (OCU) se dirigió en su día al Ministerio solicitándole que aportase la información sobre los lotes y marcas de helados específicos que podían estar contaminados por óxido de etileno. Para este organismo, “no es suficiente con retirarlos del mercado, pues los usuarios podrían tener estos productos en su casa y deberían saber cuáles son”, con el objetivo de poder sacarlos asimismo de su nevera y no ingerirlos. Un mes después, la solicitud de la OCU prosigue sin ser contestada por el Ministerio. “Insistimos en el derecho que tienen los usuarios a estar bien informados: si no se señala cuáles son los productos perjudicados, todos terminan estando bajo sospecha”, arguyen desde OCU.

Por su lado FACUA-Usuarios en Acción se ha manifestado asimismo en exactamente el mismo sentido al estimar “imprescindible la trasparencia en el momento de publicar una advertencia como esta, especialmente tratándose de productos clasificados como no seguros ni capaces para su consumo, siendo imposible delimitar un nivel perfecto de exposición para los usuarios y, en consecuencia, presentando un peligro potencial a cualquier nivel”.

Qué es el óxido de etileno

Desde el Ministerio de Consumo eluden pronunciarse sobre estas solicitudes y nos remiten a lo ya difundido por la Agencia De España de Seguridad Alimenticia y Alimentación por medio de su página web donde explica cuál es la situación ahora.

AESAN explica que el óxido de etileno a temperatura entorno es un gas incoloro, inflamable y de fragancia dulce. Esencialmente se emplea en la industria no alimenticia, como materia prima para realizar productos químicos, como plaguicida o bien para esterilizar material médico. En ciertos países está autorizado para desinficionar yerbas y condimentas, no obstante, en la Unión Europea desde los noventa no se puede emplear para estos fines. De tal modo que, los comestibles procedentes del exterior de la Unión son sometidos a control en los puestos fronterizos para eludir la entrada y comercialización de productos destinados al consumo que contengan estos ingredientes prohibidos.

Merced a estos controles se ha detectado presencia de óxido de etileno en materias primas de origen vegetal provenientes de otros países que son empleadas bien para el consumo directo o bien se venden para realizar productos alimentarios. La AESAN mienta, entre otros muchos, semillas de sésamo, pimienta negra, cúrcuma, harina de trigo sarraceno y los aditivos E410 (goma garrofín) y E412 (goma guar).

Peligro mínimo

Para calma de los usuarios, las autoridades inciden en que el peligro es mínimo puesto que el nivel de exposición a la substancia es puntual y muy reducido, al aparecer solo en condimentas o bien aditivos. Por ende, no es muy probable que se generen efectos desfavorables. En verdad, OCU confirma que “no se tiene perseverancia de ningún caso de intoxicación por óxido de etileno relacionado con esta alerta”. En cualquier caso la AESAN acepta que “no se ha podido establecer un nivel seguro de exposición para los consumidores”, con lo que “cualquier nivel puede suponer un riego potencial”.

Agrega la Agencia que desde el principio de esta alarma se empezaron las acciones de retirada de los lotes del aditivo E410 polucionado y de inmovilización de los productos elaborados con él. Ahora son las autoridades eficientes de las comunidades autónomas quienes “están inspeccionando la administración de esta retirada, actuando de manera coordinada con la AESAN a través del Sistema Ordenado de Intercambio Veloz de Información (SCIRI)”. Preguntada la Consejería de Sanidad sobre de qué manera va esta operación en la Comunidad de la capital española, se restringen a apuntar que se están retirando en todas y cada una de las Comunidades y nos remiten a la AESAN para cualquier información auxiliar.