En una situación como la que, desgraciadamente, estamos viviendo, la limpieza y desinfección de aquellos lugares que son especialmente concurridos tiene una importancia, si cabe, mucho mayor que en tiempos normales. Aquí te ofrecemos la solución para que te asegures de que la limpieza y desinfección de los lugares bajo tu cargo es absoluta, y que las personas que pasen por ellos estén libres de amenazas patógenas.

Limpieza en tiempos de Coronavirus

Sin lugar a dudas, la pandemia del Coronavirus ha hecho que valoremos aún más la limpieza y desinfección de aquellas zonas, como las oficinas o las zonas comunes de los edificios, por las que pasan o van a pasar un buen número de personas a lo largo del día, pues de ellas depende que el mobiliario y los enseres que se ubican en tales espacios estén libres del tan temido virus del COVID-19.

En este sentido, cobra especial importancia que la limpieza y desinfección de cada una de las estancias de las que hablamos, sea efectuada de una forma concienzuda y, sobre todo, aplicando los productos y las técnicas más adecuadas, dado que no se limpia de la misma forma una zona de interior que, por ejemplo, la fachada de un edificio o el pasamanos de una escalera comunitaria.

Por estos motivos, es muy recomendable encomendar tal limpieza y desinfección a profesionales del sector que, como es el caso de Limpiezas Ciudad del Pozo, son plenamente conscientes de la importancia de su labor en el momento que vivimos y tienen unos empleados con la experiencia y los conocimientos necesarios para realizar el trabajo con total garantía.

Una limpieza y desinfección adecuada para cada lugar

Como indicamos, la limpieza y desinfección de cada lugar requiere de unas técnicas y unos productos que son exclusivos, motivo por el que es necesario que aquellos que vayan a realizarlas, lleven a cabo una planificación previa y, sobre todo, sean excelentes conocedores sobre cómo tienen que ejecutar dichas tareas y qué van a necesitar para llevarlas a cabo.

Por ejemplo, a la hora de desinfectar uno de esos garajes comunitarios que tan comunes son en nuestras ciudades, y por los que pasa tanta gente distinta a lo largo de todos los días, lo normal es que los profesionales de la limpieza utilicen una maquinaria que en ningún caso sería adecuada para otro tipo de emplazamientos, como las aspiradoras industriales para deshacerse del polvo, las máquinas fregadoras para limpiar el suelo o las pistolas de presión para aplicar el desinfectante. Además, en este caso, lo importante es que el profesional de la limpieza se centre menos en los detalles y más en asegurarse de que la desinfección alcanza cada rincón del lugar.

Del mismo modo, si de lo que se trata es de la limpieza una oficina, es fundamental que quien se encargue de ejecutar la misma sea especialmente cuidadoso con aquellos elementos con los que más contacto tienen las personas que pasan en ella largas horas, como los teléfonos, los teclados de los ordenadores, las fotocopiadoras o ese larguísimo etcétera de enseres que es posible encontrar en este tipo de sitios y que, por supuesto, son susceptibles de albergar al temido virus y de hacer del lugar un foco de infección. 

Y lo mismo podríamos decir de zonas comunes en bloques de pisos, naves industriales, parkings o cualquier otro tipo de emplazamiento, ya sea de interior o que esté al aire libre, que sea habitualmente usado por bastante gente y que convenga ser desinfectado de una forma efectiva.

En conclusión, si te preocupa que ese lugar bajo tu responsabilidad esté libre patógenos, ahora y cuando la “nueva normalidad” se haga efectiva, no deberías dudar en contactar de inmediato con unos profesionales que, sin duda, van a dar lo mejor de sí mismos para que tú y el resto de personas que hacéis uso diario de cada espacio podáis estar completamente seguros.