Por MDO/E.P.

Tras confirmarse catorce nuevos casos en las últimas veinticuatro horas, la Comunidad de la capital española ha contabilizado hasta este jueves un total de cuatrocientos trece casos positivos de viruela símica o viruela del mono y ha descartado otros ciento cincuenta y tres casos, conforme han indicado a Europa Press fuentes de la Consejería de Sanidad.

La Autoridad de Preparación y Contestación ante Urgencias Sanitarias de la Comisión Europea ha firmado un contrato con la compañía Bavarian Nordic para la adquisición de ciento nueve mil noventa dosis de sus vacunas de tercera generación con objeto de hacer en frente de la presente epidemia de viruela del mono.

«Por lo menos a España le tocará un diez por ciento de las vacunas contratadas. La previsión es que a finales de junio vamos a poder percibir las primeras cinco mil dosis de vacunas», ha asegurado la ministra de Sanidad, Carolina Darias.

El Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades tiene contabilizados hasta el quince de junio más de mil ciento sesenta casos confirmados de viruela del mono en veintidos países de la UE, siendo en su mayor parte hombres jóvenes y que tienen sexo con hombres, conforme el último informe.

La encargada de la viruela del mono en la Oficina Regional para Europa de la OMS (OMS), Catherine Smallwood, ha avanzado que están estudiando si el virus se puede trasmitir sexualmente, tras encontrar el virus en semen de pacientes.

Este lunes científicos del Instituto Spallanzani (Italia) notificaron de que habían detectado fragmentos del virus de la viruela del mono en el semen de múltiples pacientes. Además de esto, una muestra analizada de un paciente sugería que el virus encontrado en su semen era capaz de inficionar a otra persona y contestarse.

La Oficina Regional para Europa de la OMS y el Centro Europeo para el Control y la Prevención de Enfermedades han recomendado que no se anulen grandes acontecimientos que se van a festejar este verano, como festivales de música o las fiestas del Orgullo LGTBI, por la viruela del mono, ya que puede ser «contraproducente».