Por MDO/E.P.

El Consejo de Ministros, reunido con carácter excepcional, ha aprobado este jueves el R. D.-ley que prorroga los expedientes de regulación temporal de empleo (ERTE) hasta el treinta de septiembre. Con esta medida se pretende promover la vuelta a la actividad de los trabajadores que todavía prosiguen con su relación laboral suspendida, resguardar a aquellos que aún no pueden salir del ERTE y asistir a las compañías a mantener sus plantillas a través de rebajas en sus cotizaciones.

En la conferencia de prensa siguiente al Consejo de Ministros, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, ha señalado el «esmero financiero tan grande» que hace el Gobierno para sostener este esquema de protección. Sumando los ERTE y las posibilidades de autónomos, los recursos que se han empleado para esto han superado los diecinueve millones de euros, a los que hay que agregar los dos mil millones de euros que va a costar esta nueva prórroga de 4 meses de las dos medidas.

Escrivá ha negado la intervención del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, para lograr el pacto con los agentes sociales que da continuidad a los ERTE y ha explicado que mismo ajustó la propuesta con la CEOE y, una vez «desatascado el punto de enfrentamiento», el texto se llevó a la mesa de diálogo social tripartita y se cerró el pacto.

«Es el quinto acuerdo; eso de que ha estado a puntito de descarrilar lo he oído ya en las 4 veces precedentes (…) No nos ha sorprendido nada esta secuencia temporal para el pacto y no he recibido ninguna indicación del presidente del Gobierno», ha asegurado el ministro.

La extensión de los ERTE hasta el treinta de septiembre, fruto del pacto alcanzado entre el Ejecutivo y los agentes sociales, sostiene esencialmente exactamente el mismo esquema de protección a empresas y trabajadores actual hasta el treinta y uno de mayo, si bien con cambios en las bonificaciones de cuotas que pagan las compañías a la Seguridad Social, que ahora van a ir desde el sesenta por ciento al 100 por ciento , concentrándose las más altas en la reincorporación de trabajadores a la actividad.

La vicepresidenta tercera del Gobierno y ministra de Trabajo y Economía Social, Yolanda Díaz, ha avanzado que asimismo se ha aprobado la prórroga del Plan Me cuida, que deja a los trabajadores amoldar la jornada, al paso que se han extendido todas y cada una de las medidas de protección social para los trabajadores de la cultura.

El esquema de los ERTE que va a estar en vigor hasta el treinta de septiembre sostendrá las 3 modalidades actuales: los destinados a los ámbitos ‘ultraprotegidos’ y a las compañías vinculadas a su cadena de valor; los ERTE de óbice de la actividad, y los ERTE de restricción, los 2 últimos concebidos para limitaciones administrativas temporales adoptadas como medida de freno a los contagios de Covid (reducción de aforos o bien prohibición de apertura, por servirnos de un ejemplo).

Campos ultraprotegidos

En los ERTE de campos ‘ultraprotegidos’ y su cadena de valor de empresas con menos de cincuenta trabajadores las exenciones a la Seguridad Social van a ser del noventa y cinco por ciento si los trabajadores se quedan en el ERTE a lo largo de todo el periodo de vigencia del pacto (junio, julio, agosto y septiembre). En el caso de las compañías con más de cincuenta trabajadores, el porcentaje de exención va a ser del ochenta y cinco por ciento.

Para los trabajadores que se queden en el ERTE, esto es, cuya relación laboral continúe suspendida, las exenciones, en el caso de empresas de ámbitos ultraprotegidos de menos de cincuenta trabajadores, van a ser del ochenta y cinco por ciento en el primer mes del verano, julio y agosto y del setenta por ciento en el mes de septiembre. Si tienen más de cincuenta trabajadores en plantilla, van a ser del setenta y cinco por ciento en el primer mes del verano, julio y agosto y del sesenta por ciento en el mes de septiembre.

En la lista de actividades ‘ultraprotegidas’ se incluyen 3 nuevos ámbitos (confección de otras prendas de vestir y accesorios; comercio al por mayor de café, té, cacao y condimentas, y actividades de fotografía), y salen cinco: artes gráficas y servicios relacionados con las mismas; fabricación de instrumentos de óptica y equipo fotográfico; comercio al por menor de ordenadores, equipos periféricos y programas informáticos en establecimientos especializados; transporte espacial, y alquiler de medios de navegación.

El Ministerio ha explicado que se han incluido en este listado aquellas empresas cuya CNAE entre finales de abril de dos mil veinte y finales de mayo han recuperado la actividad en un porcentaje inferior al setenta y cinco por ciento y tienen un porcentaje de afiliados cubiertos por los ERTE igual o bien superior al quince por ciento.

Las cuarenta y cinco actividades que son parte de las CNAE ‘ultraprotegidas’ hasta el treinta de septiembre son: hoteles y alojamientos similares; alojamientos turísticos y otros de corta estancia; otros alojamientos; transporte aéreo de pasajeros; actividades anejas al transporte aéreo; transporte marítimo; transporte por taxi; transporte de pasajeros por vías navegables interiores; otros géneros de transporte terrestre de pasajeros, y la administración de salas de espectáculo.

La lista incluye asimismo las actividades de extracción de minerales de hierro; fabricación de explosivos; edición de periódicos; producción de metales preciosos; actividades de operadores turísticos; actividades de agencias de viajes; reproducción de aguantes grabados; comercio al por mayor de cueros y pieles; comercio al por mayor de bebidas; comercio al por mayor de café, te, cacao y especias; alquiler de medios de transporte aéreo, y otros servicios de reservas y actividades relacionadas con exactamente los mismos.

Asimismo se hallan el alquiler de otros efectos personales y artículos de empleo doméstico; las artes escénicas y asimismo sus actividades auxiliares; fabricación de artículos de bisutería y asimismo de joyería; organización de convenciones de ferias de muestras; alquiler de cintas de vídeo y discos; confección de otras prendas de vestir y accesorios, y actividades de fotografía.

Se ompletan con las actividades de reparación y mantenimiento aeronáutico y espacial; artes gráficas; otras actividades de impresión; actividades de exhibición cinematográfica; alquiler de vehículos y automóviles de motor ligeros; actividades de fotocopiado; otras actividades de ocio y de entretenimiento; lavado y limpieza de prendas textiles y de piel; actividades de jardines botánicos y parques zoológicos; actividades juegos de azar y apuestas; parques de atracciones y temáticos; actividades de mantenimiento físico; restoranes y puestos de comida, y establecimientos de bebidas.

De restricción

En el caso de los ERTE de restricción de actividad, las exoneraciones empresariales a la Seguridad Social van a ser del ochenta y cinco por ciento en el mes de junio y julio y del setenta y cinco por ciento en el mes de agosto y septiembre si la compañía tiene menos de cincuenta trabajadores. Si tiene más, van a ser del setenta y cinco por ciento en el mes de junio y julio y del sesenta y cinco por ciento en el mes de agosto y septiembre.

Para los ERTE de óbice, las exoneraciones van a ser del 100 por ciento en las compañías de menos de cincuenta trabajadores y del noventa por ciento si tienen cincuenta o bien más trabajadores en plantilla.

En la actualidad hay cerca de quinientos cincuenta trabajadores en situación de ERTE. De esta cantidad, unos ciento treinta y siete mil se hallan en ERTE por restricción y cerca de dieciseis y trescientos en ERTE por óbice. El resto se encuadran en ciertos campos ‘ultraprotegidos’ o bien vinculados a ellos. El ministro de Inclusión ha detallado que desde finales de enero se han incorporado a la actividad cuatrocientos cincuenta trabajadores que estaban en ERTE.

Salvaguardia del empleo

También, la prórroga de los ERTE sostendrá el compromiso de mantenimiento del empleo, que comenzará a contar por otros 6 meses, como la prohibición a las compañías que hagan ERTE de despedir, interrumpir contratos temporales, repartir dividendos y efectuar horas excepcionales y externalizar actividad.

Los trabajadores perjudicados por ERTE proseguirán teniendo acceso a la prestación sin periodo de falta, no les computará el periodo consumido hasta enero de dos mil veintidos y la prestación equivaldrá al setenta por ciento de la base reguladora, como hasta el momento.

Para el colectivo de fijos intermitentes y aquellas personas que efectúan trabajos fijos y periódicos que se repitan en datas ciertas, la regla establece la obligación de que las compañías procedan a su integración eficaz a lo largo de los periodos teóricos de llamamiento de los trabajadores.

Caso de que no puedan desarrollar su actividad en esos periodos, se dispone su afectación por los ERTE actuales a data de entrada en vigor de la nueva prórroga o bien autorizados con posterioridad. «No cabe jamás la posibilidad de que dejemos a estos trabajadores sin protección», ha subrayado.

Por su lado, los profesionales de las artes en espectáculos públicos que tuviesen derecho al acceso excepcional a las posibilidades económicas por desempleo van a poder seguir percibiéndolas hasta el treinta de septiembre de dos mil veintiuno. Esta prestación va a ser incompatible con la realización de actividades por cuenta propia o bien por cuenta extraña, o bien con la percepción de cualquier otra prestación, renta mínima, renta de inclusión, sueldo social o bien ayudas equivalentes concedidas por cualquier Administración Pública.