Almeida y Villacís derruyen otro pilar más de las políticas de Carmena

Almeida y Villacís derruyen otro pilar más de las políticas de Carmena

Pocas cosas son ya las que van quedando del legado de Manuela Carmena en la capital. En el tercer trimestre del próximo año dos mil veinte, y tras pasar por consulta anterior, Partido Popular y Ciudadanos derogarán de manera previsible la ordenanza de Colaboración Público-Social del Municipio.

Este texto, muro de contención de la «arbitrariedad» y que imposibilitaba cualquier amenaza de «chantaje o bien redes clientelares» conforme apunta Nacho Murgui, fue aprobado el treinta de mayo de dos mil dieciocho -entre críticas de Partido Popular y Ciudadanos- para «poner criterio, trasparencia, orden en cosas que se hacían».

El concejal de Más la capital de España, encargado del área de Coordinación Territorial y Colaboración Público-Social en la precedente legislatura, defiende esta ordenanza resaltando que «suponía avanzar en la institucionalización de un nuevo marco de relación entre la sociedad civil organizada y la Administración para desarrollar actividades que produzcan un beneficio a la ciudadanía, diferente al que ofrece la prestación de los servicios públicos».

Entre muchas de las actividades a las que se refiere esta ordenanza aún en vigor, ciertas son la cesión de inmuebles a entidades vecinales, la cogestión con entidades de distrito de instalaciones deportivas, la regeneración de los espacios interbloques y de todas y cada una de las acciones de los Equipos de Actuación Distrital, los Planes de Distrito, los huertos urbanos comunitarios, los espacios de autogestión de ocio adolescente, etcétera

«¿Lo que pondrán en su sitio? Ya lo vamos a ver mas por el momento la van a suprimir, que es lo que hace este gobierno, quitar», ha lamentado.

El edil remarca que la ordenanza «además de esto pone en valor el trabajo de las asociaciones» cuando con la resolución de derogarla lo que semeja es que Partido Popular y Ciudadanos «deseen que vuelva la arbitrariedad a fin de que sea la cesión de locales y otros recursos una herramienta a cargo de los concejales para ejercer ese poder«.

«Van a suprimir la normativa que daba cauce y ordenaba, por servirnos de un ejemplo, la cesión de espacios y recursos a entidades ciudadanas regulándolo como un derecho y con unos procedimientos que la hacían más transparente, más igualitaria, justa y ordenada«, ha indicado.

«Entonces sí charlamos de chantaje, de la posibilidad de establecer redes clientelares, mas cuando hay una ordenanza ya no hay esa posibilidad de redes ni de usar discrecionalmente un recurso», ha argumentado Nacho Murgui.

Otro adiós a los proyectos de Manuela Carmena

El Municipio regido por José Luis Martínez-Almeida y Begoña Villacís ha logrado deshacerse o bien alterar múltiples de los planes estrella de la exalcaldesa, Manuela Carmena.

La creación de la villa de Madrid trescientos sesenta y la voluntad de derogar la capital de España Central ha sido la jugada más sonada del nuevo Municipio. Con el nuevo plan anticontaminación, muchos puntos de la capital de España Central se ‘descafeinarán’. Los automóviles con etiqueta C volverán a entrar en la enorme APR, los mercaderes van a ser tratados como vecinos y se ampliará el horario de entrada para las motocicletas y la moratoria de multas a progenitores y autobuses discrecionales.

El cierre de M21 Radio asimismo supuso cerrar uno de los navíos insignia de la ex- primera edil. «No somos bolcheviques, somos técnicos que hemos ganado concursos y tenemos una dilatada trayectoria en diferentes medios», señalaban desde la redacción de M21 Radio horas ya antes de su cierre terminante.

Martínez-Almeida apuntó que la transmisora se transformaría en una «auténtica escuela de capacitación», siempre y en todo momento acusada de ser un medio «sectario» y llamada ‘Radio Carmena’.

Y en lo que se refiere a la villa de Madrid Nuevo Norte, estas fueron las palabras de Begoña Villacís al finalizar el Pleno en el que se dio luz verde al proyecto: «Sí, ha debido venir un Gobierno de Partido Popular y Ciudadanos para desbloquear la Operación Chamartín«.

No faltó el ineludible rifirrafe de rigor entre el Gobierno actual y el precedente, con Vox en medio. Por una parte, Partido Popular y Ciudadanos, que alardearon de su «precisa» llegada al poder en Cibeles para conseguir desencallar el proyecto que lleva una cuarta parte de siglo aguardando a percibir un último impulso. Por otro, Partido Socialista y Más la villa de Madrid, que recordaron que fueron quienes trabajaron a lo largo de toda la legislatura pasada a fin de que este instante fuera posible.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *