Alimentación saludable, por qué es importante

Tener unos buenos hábitos de alimentación es mucho más que seguir una moda. No hacerlo puede ser la causa de muchas enfermedades.

Es evidente que todos queremos disfrutar de una buena salud, y que a nadie le gusta tener que pasar varios días metido en la cama porque se está enfermo, mucho menos, sufrir una enfermedad larga o incluso crónica. Por ello, es fundamental cuidarse y seguir algunas pautas con las que prevenir los problemas de salud.

Una de las pautas más importantes en este sentido es llevar una alimentación saludable, que va mucho más allá de corrientes y modas. Gracias a ella podremos hacer que nuestro cuerpo funcione de una forma adecuada, cubriendo las necesidades nutricionales que tenga, y por tanto, reduciendo hasta cierto grado, el riesgo de contraer determinadas enfermedades.

Enfermedades ligadas a una mala alimentación

Algunos de los problemas de salud más destacados debido a no comer bien son sobrepeso, diabetes, problemas dentales, hipertensión o unos niveles elevados de colesterol

También se han identificado indicadores relacionados con esto en determinados tipos de cáncer. De modo que es algo que no nos podemos tomar a la ligera, puesto que a medio o largo plazo, las consecuencias de una alimentación poco saludable se harán notar.

Comer bien no es difícil

Lo bueno de tener una alimentación sana es que no exige más trabajo que hacerlo de manera inadecuada. Tan solo hará falta un poco de planificación y encontrar alternativas a las comidas procesadas o los dulces industriales.

Por ejemplo, en el caso de estos últimos, se puede disfrutar de algunas opciones mas sanas. Elegir frutas de temporada, que son dulces por naturaleza, ayuda a quitarse de encima esas ganas de tomar algo de postre, y a la vez, aportan al organismo, vitaminas y minerales, con los que se puede seguir aguantando el ritmo del día a día.

Frutos secos: ¿buenos o malos?

Hablando de dulces y de caprichos, a menudo se incluye a los frutos secos dentro del grupo de alimentos con los que se debe tener mucho cuidado, ya que según algunos aportan grandes cantidades de grasa, sal y otros elementos poco deseados. ¿Es esto real? Lo cierto es que es importante hablar de los matices que giran en torno a estos productos.

Es verdad que los frutos secos tostados a menudo tienen un alto contenido en sal, aunque ni todos la llevan, ni se puede generalizar, puesto que cada fruto seco es diferente, y por tanto, ni su elaboración ni los nutrientes que aportan son iguales.

Pongamos un ejemplo. Si te planteas comprar pistachos, elige siempre una opción que no lleve sal añadida ni aditivos. Así disfrutarás de las excelentes propiedades que tienen, porque contienen ácido fólico, fósforo y magnesio, ayudan a reducir el colesterol y fortalecen el sistema inmunitario. Por tanto, comer unos cuantos pistachos al día te puede ayudar a mejorar tu salud de forma considerable.

El vino, una joya cardiosaludable

Lo mismo sucede cuando se habla del consumo de alcohol, que siempre debe ser moderado evidentemente. Además, las mejores opciones son los alcoholes naturales en lugar de los destilados, por lo que el vino o la cerveza siempre serán mejores que un Gin tonic o un Manhattan, aunque no significa que no se pueda disfrutar de algún cóctel de vez en cuando.

El vino es muy interesante a nivel nutricional, y tiene taninos saludables, por lo que ayuda al organismo a regular sus niveles de colesterol. Además, la cultura que gira en torno a esta bebida es bastante interesante. Si eres aficionado o quieres iniciarte, aquí encontrarás los mejores botelleros para vino.
Llevar una buena alimentación es una forma de garantizar la salud, y por tanto, no es algo que se deba tomar a la ligera. Los beneficios que aporta una alimentación saludable son muy numerosos, además de que no es difícil llevar una dieta equilibrada con la que obtener los nutrientes fundamentales con el fin de tener una buena salud, esencial para nuestro bienestar.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *