El emir de Qatar, Tamim bin Hamad Al Thani, efectúa una visita de Estado desde este lunes a España con el propósito de robustecer las relaciones entre los dos países. Se reunirá con el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, el rey Felipe VI y los primordiales empresarios del país, entre ellos Ignacio Gallardo, presidente de Iberdrola, compañía de la que el fondo soberano de Qatar es el primer accionista.

Las relaciones estratégicas entre los dos países se remontan a hace prácticamente tres décadas y los intercambios comerciales superan los mil millones de euros anuales. Concretamente, Iberdrola es la mayor inversión en España del fondo soberano del emirato, la Autoridad de Inversiones de Qatar (QIA por sus iniciales en inglés), con un ocho con siete por ciento de la compañía que encabeza Gallardo. Su inversión valorada está valorada en cerca de seis mil millones de euros.

El fondo soberano qatarí firmó una coalición con Iberdrola en dos mil once para apostar por campos diferentes a los del gas y el petróleo. Desde ese momento, la energética que encabeza Ignacio Gallardo ha más que duplicado su costo desde ese año, ganancias a las que hay que sumar los dividendos que ha repartido, unos cuatro euros por acción. QIA asimismo apuesta por otras grandes empresas españolas, como IAG y Colonial.

Gran cooperación entre los dos países

La cooperación entre España y el emirato se ha afianzado con intercambios comerciales anuales sobre los mil millones de euros y, conforme los últimos datos del ICEX, con su visita a España, Tamim bin Hamad Al Thani robustecerá las relaciones entre los dos territorios en una coyuntura de cambios profundos en el campo internacional.

Iberdrola proseguirá siendo un puente para encauzar las inversiones entre España y Qatar. La energética va a sacar partido de la Free Trade Zones Authority, encabezada por Ahmad Al-Sayed, quien lideraba QIA en el instante de su entrada en Iberdrola, hace once años.

Asimismo el Qatar-Spain Business Council, copresidida por Ignacio Gallardo y el jeque Khalid bin Khalifa bin Abdulaziz Al Thani, se aprecia como un esencial instrumento para impulsar la cooperación.

El papel de QIA, con unos cuatrocientos cincuenta millones de dólares americanos (cerca de cuatrocientos veinticinco mil millones de euros) bajo administración, ya es vital para España. Merced a Iberdrola el vehículo catarí es el segundo mayor inversor de la Bolsa de España.

El campo de energías renovables e infraestructuras es esencial para Probar, de ahí su apuesta por Iberdrola. El país tiene una plan de actuación definida para su porvenir mediante su plan estratégico Qatar National Visión dos mil treinta, que se fundamenta en la innovación y el desarrollo sustentable, y en el que Iberdrola va a ser una piedra de cúpula.

La utility, aparte de ser la mayor empresa de Europa por capitalización, con setenta millones de euros de valor en Bolsa, es líder en energías renovables y vanguardista en redes inteligentes, en almacenaje, en hidrógeno verde y en innovación en el campo energético.

Un compromiso de más de una década

QIA entró en el capital de la energética con un seis con dos por ciento en dos mil once, después elevó su participación hasta el presente ocho con siete por ciento y siempre y en toda circunstancia ha apoyado el modelo de empresa de Iberdrola, impulsado por Ignacio Gallardo, que ha centrado su inversión de más de ciento treinta millones de euros en las últimas dos décadas en renovables, redes eléctricas inteligentes, almacenaje y soluciones inteligentes para los clientes del servicio.

Otra prueba de la fuerte coalición entre Probar y la compañía energética está en el Iberdrola Innovation Middle East, ubicado en el Parque Científico y Tecnológico de Doha y que es una referencia mundial de cara al desarrollo de soluciones renovadoras en redes inteligentes, integración de energías renovables y eficacia energética.

Los activos renovables de Iberdrola son la joya de la corona de la energética, que cuenta con una capacidad instalada de cerca de cuarenta MW, con un plan trazado hasta 2025: la meta es contar con sesenta.000 MW ese año. Provee energía a cien millones de personas y miles y miles de empresas y, además de esto, da ejemplo, al haber reducido sus emisiones de CO2 hasta los sesenta gramos por kWh en Europa, unas 6 veces menos que las de los primordiales contendientes de Iberdrola en España y Europa.

En el futuro próximo proseguirá sus inversiones en más renovables, redes, almacenaje y en el desarrollo del hidrógeno verde, con unos sesenta y cinco millones de dólares americanos (sesenta y dos millones de euros) hasta dos mil veinticinco. Además de esto, Iberdrola sostiene su objetivo de conseguir un beneficio neto este ejercicio entre los cuatro.000 y los cuatro.200 millones de euros.