Por MDO/E.P.

Gobierno, comunidades autónomas y comunidad educativa apuestan por no retrasar la ‘vuelta al cole’ tras las fiestas navideñas, un tema que tienen previsto examinar los ministerios de Sanidad, Educación y Capacitación Profesional y Universidades en un encuentro con los consejeros autonómicos del ramo el martes próximo cuatro de enero. La cita va a tener sitio a las novecientos horas en La Moncloa y va a ser uno de los primeros del nuevo ministro de Universidades, Joan Subirats, en tanto que en la asamblea se va a abordar del mismo modo el regreso a las clases en el campo universitario, conforme confirman fuentes de este Departamento.

En líneas generales, las comunidades apuestan por no retrasar el regreso a las clases y defienden la presencialidad, mas solicitan al Gobierno que haya coordinación para saber de qué manera actuar de cara al diez de enero, data de vuelta de los pequeños a clase.

Extremadura fue la primera que abrió el discute al avanzar que pediría una asamblea para tratar el tema a lo largo del pasado Consejo Interterritorial de Salud con el objeto de convenir una estrategia común.

Por el momento, los presidentes de Castilla y León y de Castilla-La Mácula han rechazado retrasar la ‘vuelta al cole’, y gobiernos como el de Catluña, Baleares, Asturias, La Rioja, Galicia y Comunidad Valenciana ya han asegurado que no se retrasará el regreso a las clases, manteniéndose en las datas previstas, para el diez de enero.

Otras zonas se sostienen a la expectativa, como la Comunidad de la capital española y Murcia. Con respecto la capital española, su consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, ha señalado que el Gobierno regional aguardará «un tanto más» para tomar la resolución de de qué manera va a ser la ‘vuelta al cole’ tras las vacaciones de Navidad, al tiempo que el consejero de Salud de Murcia, Juan José Pedreño, ha dicho que es un proceso que debe quedar a cargo de los datos de la evolución de la incidencia y de los casos que se vayan sucediendo. Andalucía, por su lado, prevé una vuelta al cole presencial, salvo en nivel tres de alarma y desde 3º de ESO.

Educación apuesta por la presencialidad

El Ministerio de Sanidad es quien tiene competencia para decidir qué medidas deberían hacerse a nivel sanitario en los centros de educación, mas estas medidas deben tratarse juntamente con Educación, como de esta manera se ha ido efectuando desde el principio de la pandemia.

La última asamblea conjunta entre los dos Departamentos con los consejeros de cada zona tuvo lugar a fines de mayo. En tal encuentro, que se convocó para abordar el comienzo del curso escolar dos mil veintiuno-dos mil veintidos, se acordó que la actividad laborable sería «presencial para todos y cada uno de los niveles y etapas del sistema educativo«, la posibilidad de flexibilizar la distancia de seguridad de uno con cinco metros a uno con dos metros en escenarios de baja incidencia, y el mantenimiento de los llamados ‘grupos burbuja’ desde Infantil a 4º de Primaria.

Desde el Departamento que dirige Pilar Alegría insisten en que el porcentaje de salas recluídas en la última semana prosigue estando bajo el máximo registrado (entre un uno con seis por ciento y un uno con siete por ciento) cuando reabrieron los institutos en el mes de septiembre del año pasado.

Específicamente, en la última semana laborable de clases, del quince al veintidos de diciembre, se pusieron en cuarentena un total de cinco.433 salas en toda España, lo que representa un uno con tres por ciento del total, conforme los datos facilitados por las comunidades autónomas al Ministerio de Educación y formación profesional.

En todo caso, la educación es el campo que más contagios registra desde hace 3 semanas, sobre el campo laboral o bien del ocio. Conforme los últimos datos de Sanidad, en la semana del diez al diecisiete de diciembre se avisaron trescientos treinta y cuatro brotes con mil novecientos setenta y nueve casos en los centros de educación, la mayor parte en Primaria, aunque estos datos eran más bajos a los registrados en las un par de semanas precedentes, debido a que el quince de diciembre es cuando dio comienzo la campaña de vacunación infantil.

En este sentido, fuentes del Ministerio resaltan que, hoy, una tercera parte de la población infantil (entre los cinco y los doce años) tiene ya la primera pauta de la vacuna contra la Covid-diecinueve, con lo que la previsión que maneja Educación es que, a la vuelta de las vacaciones navideñas, la cantidad de contagios baje.

Desde el Ministerio, cuya apuesta prosigue siendo la presencialidad, solicitan no producir «alarma» por esta cuestión y apuntan que los pequeños se están contagiando en ambientes extraños al campo educativo y que los institutos prosiguen siendo espacios seguros.

La comunidad educativa, contra retrasar la vuelta

Tanto pupilos como progenitores, profesores y centros, están contra retrasar la vuelta a las clases tras las Navidades. «Si se está volviendo a la normalidad laboral y se están vacunando ya muchos estudiantes, no hay por qué razón retrasar la vuelta de los estudiantes», asegura la presidente de la Confederación Estatal de Asociaciones de Estudiantes (CANAE), Andrea Henry.

Asimismo las asociaciones de progenitores como la Confederación de Progenitores y Madres de Pupilos (COFAPA) y la Confederación Católica Nacional de Progenitores de Familia y Progenitores de Pupilos (CONCAPA) están a favor de regresar a las salas en las datas previstas, mas solicitan más medidas y también información sobre la campaña de vacunación.

Por su lado, sindicatos como CCOO, CSIF, Unión General de Trabajadores y STES solicitan fortalecer las medidas anti-Covid y que la substitución de enseñantes contagiados sea más eficaz. «Para nosotros, el discute no es retrasar o bien no la vuelta a las clases, sino más bien poner medios y recursos precisos para asegurar una presencialidad segura», ha dicho Francisco García (CCOO). «Se debe impulsar la vacunación de pequeños y adolescentes y la dosis de refuerzo para los trabajadores de la Enseñanza», afirma Maribel Loranca (Unión General de Trabajadores), que asimismo demanda medidas consensuadas entre Gobierno y comunidades autónomas.

Asimismo los centros púbicos, representados en la Federación de Asociaciones de Directivos de Centros Educativos Públicos (FEDADI), no desean ni retrasar la vuelta a las clases ni que estas sean telemáticas por el hecho de que «el sistema de educación presencial es preciso» y ya se sostuvo la presencialidad cuando no se estaba vacunando a los menores. En todo caso, su presidente, Toni G. Picornell, demanda «máxima prevención».

«Los institutos privados pensamos que, incluso siendo una situación difícil, hay que poner todos y cada uno de los medios y recursos para regresar con presencialidad. Es esencial asegurar la educación y la salud mental de nuestros pequeños y jóvenes, a fin de que no se vean todavía más perjudicados», mantiene por último Elena Cid, directiva general de la Asociación de Institutos Privados y también Independientes (CICAE).