Abascal se despreocupa de la gobernabilidad y también invita a Partido Popular y Cs a abstenerse

Santiago Abascal, Javier Ortega Smith y Rocío Monasterio; en la conferencia de prensa. (Foto: Chema Barroso)

Santiago Abascal, líder de Vox, ha comparecido frente a los medios este lunes en una conferencia de prensa convocada en la sede del partido. Pasadas menos de veinticuatro horas tras el conocimiento de los resultados de las elecciones generales del diez de noviembre, en las que su partido consiguió cincuenta y dos miembros del Congreso de los Diputados, Abascal ha citado que «comprendería» una abstención de Partido Popular y Ciudadanos que dejara regir a Pedro Sánchez. Sin embargo, ha matizado que Vox no efectuará ningún ademán afín si fuera preciso para eludir unas nuevas elecciones.

En su intervención, el líder del partido ha querido dejar clara la postura de la capacitación frente a la situación política actual y ha reiterado que «la gobernabilidad no es responsabilidad de Vox, los españoles nos han votado a fin de que hagamos oposición –ha dejado claro tras los comicios y con Vox transformada en tercera fuerza parlamentaria con cincuenta y dos escaños–. Votaremos contra cualquier gobierno dirigido y también integrado por el Partido Socialista».

Además, Abascal ha recordado que esta ha sido su postura a lo largo de toda la campaña electoral debido a la «incapacidad» de los socialistas para proteger el orden constitucional en Cataluña, «su puesta en lona de juicio» de la división de poderes o bien el intento de «salvar viejos odios entre españoles» de Pedro Sánchez.

Por este motivo, ha insistido en que «la responsabilidad es de otros», señalando a Partido Popular y Ciudadanos. Vox «comprendería» que estas 2 formaciones dejaran un Gobierno socialista puesto que los 3 partidos «comparten muchos postulados» en temas como la memoria histórica, la «ideología de género», la inmigración o bien el estado de las autonomías.

A su juicio, que los ‘populares’ rechacen abstenerse para no dejar a Vox el liderazgo de la oposición es «una reflexión poco patriótica». «Es lógico que Partido Socialista, Partido Popular y Ciudadanos se puedan poner conforme –ha insistido–. Nos preocupa la gobernabilidad mas en ningún caso se puede solicitar a Vox que contribuya a ella».

Vox como «dique de contención»

Abascal ha hecho este análisis tras una asamblea del Comité Ejecutivo Nacional del partido y acompañado por su cúpula: Javier Ortega-Smith, Iván Espinosa de los Monteros, Rocío Monasterio y Jorge Buxadé. El mayor órgano interno del partido ha compartido su «satisfacción» por los resultados electorales, que emplearán como «dique de contención» contra «el separatismo y las legislaciones totalitarias».

En estas elecciones, Vox ha ganado prácticamente un millón de votos con respecto a los comicios de abril y ha pasado de un porcentaje del diez,26 por ciento al quince con nueve por ciento, lo que atribuye sobre todo a su acercamiento a «los inconvenientes reales de la sociedad». En verdad, ha asegurado que sus análisis revelan que en torno a trescientos de los nuevos votos logrados llegan de votantes del Partido Socialista Obrero Español en las elecciones de hace 6 meses.

Abascal ha atribuido esta capacidad para «superar la política de bloques» a su alegato en temas como la unidad de España, la inmigración ilegal o bien la igualdad de los ciudadanos, que les ha tolerado acceder a «distritos modestos» y ampliar su electorado.

Exactamente en las comunidades del sur de España, como Murcia o bien Andalucía, es donde Vox ha consechado un mejor resultado debido a este alegato, conforme Abascal. No obstante, ha garantizado que no es un partido «chantajista» y por consiguiente no va a aprovechar el resultado de este domingo para acrecentar la presión a los gobiernos autonómicos que reciben su apoyo, que son exactamente los de Andalucía y Murcia y el de la Comunidad de la capital española.

En lo que se refiere a sus malos resultados en la zona norte del país, ha puesto como un ejemplo el caso del País Vasco, donde ha acusado al PNV, «con el permiso» del Partido Socialista y el Partido Popular, de emplear «todos y cada uno de los instrumentos del poder para adoctrinar a la sociedad». «Nuestro mensaje allá tiene más contrariedades para calar, mas tiempo al mismo tiempo», ha sobre aviso.

Abascal asimismo ha revelado que ha recibido mensajes de felicitación de abundantes líderes internacionales, entre aquéllos que se hallan la presidente del Frente Nacional francés, Marie Le Pen, y «cree» que asimismo del líder de la Liga Norte italiana, Matteo Salvini. En este sentido, ha dicho dar las gracias «todas y cada una de las felicidades» y únicamente le preocuparían mensajes de líderes como el presidente dimitido de Bolivia, Evo Morales, o bien de Van a ir.

Al unísono, ha trasladado su «reconocimiento» al líder de Ciudadanos, Albert Rivera, tras su renuncia a consecuencia del «retroceso fundamental» de su partido en las urnas. Abascal piensa que este resultado ha sido consecuencia de la «falta de claridad» del partido naranja en sus planteamientos y sus «situaciones alterables», si bien ha optado por quedarse por la postura de Rivera en Cataluña de «patriotismo y defensa de la unidad y las libertades».

Tezanos «es un miserable»

Abascal asimismo ha dedicado parte de su intervención a cargar contra quienes «demonizan» a Vox, a los que ha hecho responsables de los altercados o bien amenazas que puedan padecer, y se ha dirigido de forma directa al directivo del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), José Félix Tezanos, por cotejar su «blanqueamiento» con el de «Hitler en la Alemania nacionalsocialista». «Es un miserable», ha censurado

Sin embargo, las críticas han ido más allí y asimismo han estado dirigidas a los medios. A su juicio, los de ideología de derecha han caído en una «culpabilización inexorable y brutal» de sus votantes al paso que los medios «progres» ejercitan una campaña de «criminalización sin compasión y liberada» del partido.

En frente de esto, ha protegido que sus tres con seis millones de votantes son personas que no se dedican a «recortar carreteras», agredir el orden constitucional ni romper la unidad nacional. «Representan a la España que madruga», ha esgrimido definiéndolos como «ciudadanos preocupados por el bien común, gente buena y gente pacífica».

Por tal razón, Abascal ha sentenciado que el partido no va a levantar el veto a ciertos medios. Se trata de medios que, que conforme la capacitación, «han excedido la crítica lícita». «Tenemos la responsabilidad de proteger a nuestros votantes y no tenemos obligación de dejar entrar en espacios privados a medios que están dedicados a destruír nuestra legitimidad democrática», ha añadido.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *